Skip links

María José Márquez

Diseñadora Creativa de Experiencias Florales

Hola, soy María José Márquez, Emprendedora, Florista y Directora Creativa en Kiki Silvarum Estudio Floral.

Ayudo a hacer realidad toda clase de sueños e ideas para cualquier ocasión. Para mí es un honor ser parte del gran día de muchos de mis clientes y vivo intensamente el efecto que crean las flores y la decoración en un evento, el efecto WOW y la cara de asombro de los novios e invitados.

Mi especialidad es diseñar y crear experiencias con personalidad y mimadas hasta el mínimo detalle. La fusión del mundo artesanal y de la belleza de la Naturaleza junto con ideas inspiradoras y «out of the box» hacen que sean el motor de crecimiento e identidad de Kiki Silvarum.

diseñadora-floral-malaga

Mi inspiración es la naturaleza, siempre presente en mis diseños.

Sobre mi carrera profesional

Nunca pensé convertirme en florista.

Las flores me encontraron a mí.

Soy Licenciada en Ciencias del Trabajo y tras finalizar mis estudios en 2013 y con 22 años, me lie la manta a la cabeza y fui a Canadá. Viví allí durante un año y realmente esta ha sido la experiencia de mi vida a nivel personal y profesional.

Al volver y quedarme por un tiempo en Madrid, realicé un Máster en Recursos Humanos y me dediqué profesionalmente a este mundo por casi 9 años,  trabajando para multinacionales en el sector bancario, tecnológico y la salud.

Si hay alguna característica en mi especialmente resaltable, yo diría que es mi creatividad y mi forma de resolver temas concretos. Y este don que siempre me ha dado alas, me llevó hacia el mundo de la Naturaleza y las flores. Hasta que me di cuenta de que mi modo de expresión eran las flores y desde entonces, desde 2019, este mundo se ha convertido en mi pasión.

Formación

Aprendí arte floral en la Judith Blacklock Flower School de Londres, escuela que me enseñó las bases sobre las que construir y disfrutar del proceso creativo que hay detrás de cada proyecto y a encontrar un estilo propio. Después continué potenciando mi creatividad y expresión personal y sigo aprendiendo cada día de grandes compañeros de profesión y a los que admiro profundamente.

Emprendimiento

Me lancé y fundé Kiki Silvarum Estudio Floral, un proyecto que nace con mucha pasión e ilusión. Entendiendo el poder de las flores para encender emociones deslumbrantes y estimular la imaginación y lo reflejo en los trabajos y diseños. Soy una gran afortunada y confieso que me apasiona mi trabajo.

Mi Historia

El origen de Kiki Silvarum

Nací el 5 de mayo de 1989, mi madre me llamó como ella (María José) pero mi padre me llamó Kiki de forma cariñosa, así que, desde entonces mi familia y amigos más íntimos me llaman así.
Silvarum, procede del latín y hace referencia a la divinidad protectora del bosque, Diana, y la Naturaleza, mi fuente constante de inspiración.

Mis pilares son mis valores

Creatividad y Naturaleza

Siempre he sido de mente inquieta y en los últimos años he ofrecido cursos y talleres de arte floral a empresas y particulares, antes a modo freelance y ahora con mi estudio.

No sólo soy una enamorada de los detalles y las flores bonitas, también me siento honrada de usar un porcentaje de nuestras ganancias para ayudar a crear más zonas verdes en la ciudad de Málaga a través de mi otro proyecto de emprendimiento social que fundé junto a mi marido llamado Málaga Respira.

Conoce Málaga Respira

Mis próximos pasos

Sigo comprometida a mejorar siempre cada aspecto de mi vida: personal, profesional, espiritual. Voy a seguir innovando en la industria de las flores y espero lanzar un nuevo proyecto a finales de 2021 que llevamos preparando hace meses.

Esta es mi historia sincera, cercana y real. Muchos dicen que tengo suerte, pero la verdad es que no ha sido un viaje rápido o directo, sino uno entretejido sobre una serie de circunstancias de la vida y bastante tiempo. He trabajado muy duro para conseguir cada hito de mi carrera profesional.

He tardado dos años para ver mis mejores resultados y he tenido que sortear creativamente dificultades y una pandemia, cambiar muchos días y noches de diversión por días y noches de trabajo, los ahorros iban dirigidos a este proyecto antes que a viajes y caprichos.

Gracias a esas decisiones hoy puedo decir que soy muy feliz viviendo la vida  que quiero. Acciones que parecían sacrificios en años anteriores y hoy me reafirman que con pasión, dedicación y paciencia todo es posible.

¿Para qué esconder el secreto de mi éxito? Una familia que me ha apoyado ciegamente y durante muchísimos años; mucho mucho trabajo, una formación constante y paciencia.

Mi trabajo es y seguirá siendo mi hobby preferido y nunca me cansaré de aprender, compartir y ayudar a otros. Dedicándome a lo que me apasiona, realmente ya no trabajo ni un día más.